Historias Enanas.
Autor: Fran Laviada. 2017




Presentación

Dice el refrán aquello de que lo bueno, si breve, dos veces bueno, de ahí el propósito de este libro, en el que se ha pretendido de forma muy sencilla, contar pequeñas historias (un revoltijo de 119), algunas con su moraleja incorporada, en las que se mezclan relatos de amor, drama, fantasía…, incluso algún cuento, además de otros contenidos de temática diversa, procurando (en la mayoría de los casos) darles un toque de humor, y en el que se narran en formato reducido, aconteceres de la vida diaria. Reales unos, y más creativos en cuanto a la ficción, otros, en los que se ha tratado en un acto de invención, buscar diversos caminos más alejados de la realidad.

   Se ha intentado que el lector disfrute de diminutas lecturas que le aporten momentos (aunque sean cortos) de diversión para llenar esos huecos libres (a veces insignificantes) que muchas veces la rutina diaria nos proporciona a los seres humanos, mientras se apiada de nosotros para dejarnos algún instante de sosiego.

   Textos, cuyo reducido contenido pueda ser dosificado al gusto personal de quien los lee, como cucharadas de azúcar en el café.

   Si una historia no engancha, lo bueno que tiene es que dura poco, y si por el contrario gusta (y ese es el reto del autor), siempre dejará un buen sabor de boca para leer la siguiente.

   El deseo de quien escribe es haber hecho honor al refrán mencionado, y en cuanto a la brevedad, lo ha conseguido (eso ha sido fácil), en lo referente a la calidad, el asunto, es más complicado y su valoración ya es algo que queda supeditado a la opinión (objetiva, esperamos) del lector.

   Por último, indicar que se ha utilizado en la mayoría de los contenidos escritos en este libro, el formato de microrrelato, con independencia de otros breves textos que se pueden catalogar de forma diversa, y que quizá encajen mejor dentro de otros apartados como reflexiones y pensamientos, o incluso ser inclasificables, aunque por encima del nombre empleado para etiquetar una determinada historia, lo más importante es su contenido y el entretenimiento que éste, le aporte al lector, con independencia de las conclusiones que de su lectura pueda extraer.

   Al final, el objetivo del libro es contar cosas, y en definitiva, esta pequeña obra, sirve como medio de expresión en forma escrita que el autor utiliza para comunicarse con los lectores en un ejercicio de imaginación, para que la creatividad se manifieste de la mejor manera posible y vuele a su libre albedrío.

Algunas de las historias incluidas en el libro.

"La lavadora"

Vídeo

 

"Amigo-Enemigo"

Siempre tuve la sospecha de que Pepe, no era trigo limpio, a pesar de la amistad que manteníamos desde hacía muchos años. Por eso no me sorprendí demasiado, cuando me enteré, que él y mi novia, me la estaban pegando.

  Y ahora que la enemistad nos ha separado para siempre, estoy tranquilo, pues siempre es preferible tener un enemigo declarado que un amigo sospechoso.

"Caprichos"

Érase una vez unos padres que habían educado tan rematadamente mal a su único hijo, que el (repelente) niño, se había convertido en un insoportable diablo en tamaño mini. Su egoísmo se había desarrollado de tal forma, que siempre quería más y más, nunca estaba satisfecho con nada, pero a pesar de ello, sus progenitores seguían insistiendo, dale que te pego   para complacer todos los caprichos de Su Majestad el Rey (incluso Emperador) de la casa, que poco a poco iba ganando terreno, hasta que llegó el día que se convirtió también en Tirano. Y eso que tan solo tenía cinco años, pero el Pequeño Monstruo, era insaciable. Sus mínimos deseos, eran cumplidos a rajatabla por sus sumisos hacedores.

  Esto no tiene nada de fantasía, es la realidad presente en muchos hogares, que están dispuestos a hacer lo que sea para que el Nene, tenga todo lo que se le antoje, unas veces por una interpretación errónea de lo que significa educar a un hijo, y otras simplemente, para que la asfixiante criatura se encuentre entretenida y no dé la lata.

  L´Enfant Terrible (que dirían los franceses) de nuestro cuento, llegó a un nivel tan exagerado de exigencia con Papi y Mami, que acabó durmiendo en la bañera, pues le compraron tantos juguetes para satisfacer su incesante demanda de regalos, que en su habitación (a pesar de ser la más grande de la casa, ¡faltaría más!), ya no quedó sitio ni para la cama.

  Así que, de aquellos lodos vienen estos polvos.

 ¡Y colorín colorado, así nos ha quedado el niño tan maleducado!

"El único consejo"

Cuando el joven James se fue a luchar a una guerra que no era la suya (las guerras nunca son de nadie, excepto de los que mueren en ellas), su padre le dio un único consejo:


   ¡Hijo mío, procura por todos los medios posibles, que no te maten, nunca te hagas el valiente! El heroísmo siempre estuvo muy sobrevalorado, y en las guerras los que siempre siguen vivos, son los cobardes. El futuro siempre es de ellos.

  ¡Qué no se te olvide nunca!

¡YA A LA VENTA EN AMAZON!"Historias Enanas" (Papel)

"Historias Enanas" (Ebook)


Más historias que se pueden encontrar en el libro:         

"La bodega"

Siempre tuve un lugar muy especial en la bodega de mi memoria para guardar las botellas de los buenos recuerdos, hasta que un día una tras otra se fueron contagiando, igual que si hubiesen pillado la gripe, por un destructivo a la vez que imparable efecto dominó, y se quedaron desperdigadas por el suelo en cientos de pequeños pedazos de cristal, como si fueran cadáveres transformados en picadillo después de una sangrienta batalla.

   Ya no había ninguna posibilidad real de recuperar el preciado líquido, testimonio de un pasado memorable que nunca va a volver, al igual que la sangre derramada por las heridas de la vida, jamás retorna a ese refugio que tiene forma de vena.

   Desde aquel día dejé de beber vino, aquel tinto de reserva que tanto me gustaba saborear en momentos puntuales de celebraciones interminables y entusiastas, en las que disfrutaba enormemente dándole un merecido placer a mi paladar con aquel sabroso caldo de color rojo intenso, tanto como mis brillantes momentos de antaño, rebozados con el envoltorio de la pasión desbocada por un amor que se fue para siempre.

   Ahora tan solo tomo agua (mineral si es posible, y siempre sin gas). Es lo único que calma mi sed de vivir, que alivia esa puta sequedad que me causa una existencia árida y agobiante. Y aunque digan que el agua es incolora, inodora e insípida, yo trato de verla en todo momento, llena de colores, aunque procuro eliminar el negro, intento que me huela a optimismo y que me sepa a libertad, y siempre procuro tomarla en sorbos cortos para no atragantarme.


"Historias Enanas" en libros recomendados (Junio-2017)

"Mis libros preferidos"

Created with Mozello - the world's easiest to use website builder.

 .