Literatura infantil y juvenil.
"En el  universo de la fantasía siempre puede suceder lo inimaginable".
 

Sinopsis.

Un padre muy aficionado a la fantasía gracias a la herencia genética transmitida por su abuelo (un hombre de exuberante imaginación), le cuenta historias de ficción a su hijo. El niño tiene diez años y el progenitor, utiliza la literatura como un excelente vehículo para que su retoño disfrute de una enriquecedora distracción. Le va inculcando desde la infancia la afición por la lectura y que al mismo tiempo, eso le sirva para desarrollar al máximo su creatividad permitiéndole zambullirse en el mar del género fantástico y de aventuras, siguiendo así la tradición familiar.

   El padre se sirve de libros que encierran conocidos y al mismo tiempo maravillosos títulos de autores clásicos, dirigidos a los más jóvenes lectores creando a partir de ellos sus propias historias.

   Todo lo va utilizando buscando el objetivo de entretener al pequeño y al mismo tiempo emplea la literatura para que le sirva como una especie de método educativo multiusos. Intenta transmitirle a su hijo una serie de valores y consejos, que se mezclan con la trama de los relatos narrados y le habla entre otras cosas, de la solidaridad, de la lucha contra la injusticia, o del valor que tiene el diálogo porque permite el entendimiento pacífico entre las personas.

   También le indica que se han de evitar ciertas actitudes negativas en el comportamiento que un ser humano ha de tener en su vida y entre otras cosas que le pueden servir de ejemplo, le menciona como actitudes a evitar, la curiosidad malsana, presumir de lo que no se sabe o creerse siempre superior al prójimo. Además, le habla al niño como norma elemental de educación, de los buenos hábitos alimenticios e higiénicos y le recuerda en el caso de los primeros, las desventajas para la salud que supone el exceso de peso y en lo que se refiere a los segundos, que el aseo diario es algo que no debe de olvidar nunca.

   La literatura le sirve al chico estimulando la capacidad que le permite desarrollar hechos inventados, como recurso ideal para aprender disfrutando. Al mismo tiempo, recibe provechosas recomendaciones que entre otras cosas le permiten descubrir aspectos negativos de la existencia, como la maldad humana y estar alerta contra ella, y también otras positivas, que le ayudan a potenciar al máximo el sentido del humor. Además de incorporar a todo lo dicho, el aprendizaje que supone descubrir a través de la lectura, nuevas palabras para ir añadiendo a su vocabulario, que no se suelen utilizar con frecuencia. También averiguar el significado de esa fuente inagotable de sabiduría que son los refranes, dándole a conocer algunos de ellos, y que al niño, con casi total seguridad, le servirán para ser utilizados como instructiva y eficaz herramienta que puede aplicar en determinados momentos en su vida de adulto.

Hace mucho tiempo en una montaña perdida de un extraño lugar, vivía

una bestia enorme que escupía fuego por la boca...